VICHADA... Sí Aprende
La Mejor Tierra del Mundo

NIVELES EN LA HABILIDAD DE LECTURA

A medida que usted perfecciona la práctica de lectura puede pasar por los siguientes niveles:

- 200 a 400 palabras por minuto: su capacidad de lectura es ineficiente. Hay regresiones frecuentes y periódicas, donde se detiene para repasar lo que ya ha leído. Su mente tiende a distraerse y la concentración es un tanto insatisfactoria.

- 400 a 600 palabras por minuto: la lectura es un poco mejor. Casi no hay regresiones, y es probable que ayude a mantener el ritmo acompañando las palabras con el dedo.

- 600 a 900 palabras por minuto: representa un nivel significativo de capacidad, ya que es la velocidad máxima permitida para este método. La regresión desaparece, la concentración es elevada y el movimiento de las manos y de los ojos es óptimo.

Piense por un momento: una persona que lee un libro de noventa mil palabras a 900 palabras por minuto, lo terminará en 100 minutos, o sea en una hora y 40 minutos. En cambio, a una persona que lee un promedio de 250 palabras, le llevará 360 minutos, es decir, 6 horas.

Los elementos y las técnicas que necesita son en un principio bastante fáciles. A continuación las presentaremos incluyendo algunos consejos y técnicas:

* Asegúrese de ver bien la página: esto le parecerá un tanto obvio, pero le sorprendería saber la cantidad de gente que tiene que sostener el material de lectura a distancia, o cerca de la nariz para poder leer. Es muy importante usar anteojos recetados si los necesita. Aun si la gradación de los mismos es correcta, la visión será limitada y leerá con dificultad.

* También es esencial tomar apuntes sobre una superficie firme. Mientras la técnica de estudio avanza y se desarrolla, descubrirá que el cuadro sinóptico o los apuntes son una parte integral del proceso de aprendizaje. Pero para obtener buenos resultados, debe procurarse un escritorio o mesa que le permita escribir con comodidad.

* Escoja una silla confortable donde pueda sentarse derecho. Si se reclina mientras lee, le será difícil sostener el libro, y aun más tomar apuntes. Y si se inclina demasiado o se acuesta es muy probable que se duerma.

* Mientras se analizaba el tema durante una clase, una alumna objetó: "Estudiar es bastante aburrido, al menos quisiera relajarme cuando leo". Pero examinando la situación descubrió que si bien descansaba - y hasta dormitaba de a ratos -, desperdiciaba el doble de tiempo. Con solo cambiar de silla y de posición, el estudio se vio favorecido.