VICHADA... Sí Aprende
La Mejor Tierra del Mundo

LA DINÁMICA DE LA AUTOESTIMA

No existe un juicio de valores mas importantes, ningún factor mas decisivo en su desarrollo psicológico y su motivación que la estima que usted siente por si mismo.
Esta estima se experimenta normalmente no como un juicio consciente y verbalizado, sino como un sentimiento o, mejor dicho, una experiencia, que puede resultar difícil aislar e identificar porque esta presente constantemente. Esta detrás de cualquier otra experiencia y es el contexto o el continente básico de todas sus respuestas.
Esta autoexperiencia particular tiene efectos profundos en sus procesos de pensamiento, sus emociones, sus deseos, sus valores, sus objetivos y sus maneras de interpretar el significado de los acontecimientos. Es la clava mas esclarecedora de los motivos de su conducta. Si usted saben que invierte su autoestima, que hace para protegerla y como afecta a sus elecciones y sus respuestas, ha conseguido un gran nivel de autocomprensión.
Ampliare y afinare esta definición con una que he dado anteriormente: la autoestima es la disposición a considerarse a uno mismo como alguien competente para enfrentarse a los desafíos básicos de la vida y ser merecedor de felicidad. Tiene dos componentes: autoeficacia y autorrespeto. La autoeficacia es la confianza en la eficacia de su mente, en su capacidad de pensar. Por extensión, es la confianza en su capacidad de aprender, de tomar las decisiones y hacer las elecciones adecuadas, y de responder de manera eficaz a los cambios. El autorrespeto es la conciencia de que el éxito, los logros, la satisfacción y la felicidad son algo bueno y natural para usted. La capacidad de supervivencia que confiere esta confianza es evidente, como lo es el peligro de su ausencia.
Aunque el termino autoestima a veces se utiliza como sinónimo de autoimagen, el concepto va mucho mas allá de cualquier imagen. Como una manera particular de tener la experiencia de uno mismo, es mas compleja que cualquier representación mental de usted mismo y mas básica que cualquier sentimiento transitorio. Tiene componentes cognitivos, evaluativos y emocionales: como se ve a usted mismo, como se evalúa a usted mismo , como se siente consigo mismo.
Además, conlleva ciertas disposiciones a la acción. Cuando la autoestima es alta, los dispositivos de acción tienden a moverse hacia delante mas que a retroceder, a moverse hacia la conciencia mas que a retroceder, a moverse hacia la conciencia mas que a alejarse de ella, a tratar los hechos con respeto mas que con desprecio, a actuar con autorresponsabilidad mas que irresponsablemente. Cuando la autoestima es baja, la disposición a la acción es la opuesta. 
La autoestima no es la euforia o el optimismo temporal de una droga, un cumplido o una aventura amorosa. No es una ilusión ni una alucinación. No es un fenómeno superficial que hace que nos sintamos bien. Si no se sostiene sobre la realidad, si no se construye a lo largo del tiempo mediante la adecuada intervención de la mente, no es autoestima.
Lo que nos decimos a nosotros mismos sobre nuestra autoestima puede ser muy diferente de lo que esta es realmente. Puede gustarnos creer que nuestra autoestima es relativamente alta cuando de hacho tiene serios problemas. Puede que nuestra vida este organizada inconscientemente en torno al intento de proteger una autoestima que no tenemos, lo que yo llamo la pseudoautoestima, quizás haciendo creer a los demás que tenemos la razón solo porque hacemos que parezca que los demás están equivocados. No hay nada mas común que negar o evitar nuestros miedos y nuestras dudas sobre nosotros mismos, impidiendo que alguna vez puedan resolverse o superarse.
Si usted esta completamente decidido a enfrentarse a sus problemas de autoestima, de afrontar y aceptar la realidad, usted esta creando una posibilidad para el cambio y el crecimiento. Si niega sus problemas, se esta sentenciando a usted mismo a quedarse estancado en el mismo sufrimiento del que desea escapar.

DÓNDE ESTA LA DIFERENCIA
El nivel de autoestima tiene consecuencias profundas en todos los aspectos de su existencia: como actúa en su lugar de trabajo, como trata a la gente, que posibilidades tiene de ascender, que logros puede alcanzar y, en el ámbito personal, de quien puede enamorarse, que relación puede establecer con su pareja, con sus hijos y con sus amigos y que nivel de felicidad personal puede alcanzar.
De esta manera, la autoestima esta íntimamente ligada a la competencia interpersonal. Por competencia, en este contexto, me refiero a la capacidad de tratar con otros seres humanos de manera satisfactoria para ellos y para usted. Debido a que la mayoría de nosotros objetivos y propósitos en la vida, tanto profesionales como personales, requieren en algún momento la cooperación y la participación de otras personas, esta es una habilidad que no carece importancia. Su ausencia es una de las principales causas de frustración y desengaño.
Tenemos a sentirnos mejor y mas cómodos con personas cuyo nivel de autoestima es similar al nuestro. Los opuestos pueden atraerse en algunos casos, pero no en este. Los individuos con una autoestima alta tienden a unirse a individuos con autoestima alta. No encontramos amores apasionados entre personas con niveles de autoestima opuestos, así como vemos un romance apasionado entre la inteligencia y la estupidez: ahí no existía carga erótica.
Una de las ventajas de la autoestima es que el que la disfruta no tiende a convertir las pequeñas dificultades en grandes problemas. No es fácil desequilibrar a esas personas. No son susceptibles ni excesivamente sensibles. No se ponen fácilmente a la defensiva o relacionan con hostilidad. Tienden a centrarse en las soluciones, en las resoluciones mas que en la autojustificación. Esta es una gran ventaja en el lugar de trabajo, y también en el matrimonio.