VICHADA... Sí Aprende
La Mejor Tierra del Mundo

El transfondo filosófico de la Física

EL TRASFONDO FILOSÓFICO DE LA FÍSICA
P. THUILLIER

 
A decir verdad, la situación actual no parece ser radicalmente distinta de como era. Los tratados científicos del siglo XX dan generalmente muy poco lugar a una "puesta en perspectiva" filosófica; pero podría ser un prejuicio empirista: la física, edificándose de ahora en adelante sobre los "hechos", habrá eliminado todo presupuesto susceptible de ser contestado filosóficamente. La investigación "normal" se desarrolla en un cuadro institucional e intelectual que, visto de cerca, parece estable: no se siente la necesidad de interrogarse constantemente sobre sus fundamentos. Existe, no obstante, una filosofía de la física, incluso si, como ocurre a menudo se expresa en obras diferentes de las obras científicas propiamente dichas. De esta manera James Jeans ha escrito un libro titulado Las nuevas bases filosóficas de la ciencia. Y antes de exponer en él los grandes resultados de la física moderna, declara: "Una filosofía rudimentaria, ampliamente sacudida - filosofía de sabio y no de metafísico- me ha servido, de alguna manera, de fondo, o de trastienda, para traer mi tema. Estoy convencido - como la mayor parte de los hombres de ciencia- de que es necesaria esta especie de trastienda para nuestros conocimientos nuevos, para agruparlos en un cuadro coherente que nos permita apreciar su plena significación". No es seguro que todos los científicos actuales dispongan de este fondo, trastienda o último plano filosófico; pero muchos físicos, y precisamente aquellos que han aportado nuevas teorías (Einstein, Planck, Bohr, Heisenberg, De Broglie, entre otros) han tratado siempre de enunciar su "filosofía".
 
Nosotros no deduciremos que estas "filosofías" son evidentes y exactas - tanto más cuando ellas son, a menudo, muy divergentes...; ni que sean los filósofos los que tienen la competencia de imponerlas. Queremos decir, únicamente, que la física (por ejemplo la mecánica cuántica) pone en juego opciones que superan la "ciencia" pura. Como ha escrito un físico contemporáneo, " en no importa cuál ciencia lo más oscuro es siempre base (...). La mecánica cuántica, fundamento cuantitativo de la física contemporánea, no es una excepción a esta regla general. Pese a que su fecundidad no puede ser puesta en duda, sus principios se prestan a discusión y son, muy a menudo, mal comprendidos. Este hecho (...) no prohibe desarrollos perfectamente justos, ni deducciones verificables, las cuales han sido siempre probadas, hasta el momento actual, con mayor exactitud. Por esta razón (...), la gran mayoría de los físicos no se preocupan en otra medida de los muy delicados problemas planteados por la verdadera significación de los primeros principios de la física. Es verdad, por tanto, que no hace falta tampoco exagerar en la práctica del pragmatismo, porque se corre el riesgo de carecer de la apertura necesaria frente a los problemas verdaderos, e incluso de no dominar suficientemente todos los aspectos de los fenómenos". Se podrían discutir ciertas expresiones de este texto: los desarrollos, ¿pueden ser perfectamente justos si sus bases son oscuras y si su significación no está verdaderamente comprendida? Pero tengamos en cuenta que incluso los éxitos más clamorosos de la ciencia moderna no son totalmente transparentes, ni constituyen un bloque sin fallos y completamente separable del "contexto del descubrimiento". Las 153 referencias dadas por el mismo físico muestran el carácter central de las controversias en cuestión. No podríamos arrojarlas fuera de la práctica científica real, más que el precio de un golpe de fuerza de fuese metafísico.