VICHADA... Sí Aprende
La Mejor Tierra del Mundo

EL CEREBRO TRIUNO

La dificultad de nuestro sistema educativo es que ha intentado acceder al Cerebro Triuno a través de la neocorteza (Cerebro Neocortiliano), olvidando que es un organismo integral. 

Percibir al individuo como un sistema de energía, con realidades e inteligencias múltiples, de características cambiantes e interactuantes, en lugar de entidades con una sola realidad y una inteligencia de características fijas y aisladas, involucra un cambio trascendente en la conciencia humana.

El Cerebro, visto como un sistema triuno de energías en vez de un sistema de partes fijas, se abre a la proposición de diferentes procesos de inteligencia: un sistema de libertad mental en el cual cada uno tiene a su disposición la selección del proceso mental que dé mejor resultado a su vida.

El nuevo pensador es como un director de orquesta: el cuerpo - mente se presenta como un instrumento que se guía en cualquier rango por medio de la propia concentración; dónde nos enfocamos y dónde nos desenfocamos. Podemos guiar nuestra vida a través de nuestra capacidad para enfocar la inteligencia en el rango apropiado, y desenfocarnos de lo demás.

Ondas y Hemisferios Cerebrales
El cerebro es posiblemente el órgano que mayor interés ha despertado en la comunidad científica en los últimos años; y con seguridad será el más estudiado durante por lo menos la primera mitad del siglo XXI. El cerebro es un sistema tan complejo que entre las pocas cosas que se han podido demostrar a través de las investigaciones científicas, es que es muy poco lo que sabemos sobre ese fascinante órgano y lo que en él ocurre.

Las investigaciones sobre el mecanismo del sueño demuestran que ni siquiera cuando dormimos el cerebro descansa; está en actividad permanente. Esto ha sido constatado por la técnica del electroencefalograma, con la que se pudo medir la actividad cerebral a través del registro de la corriente eléctrica que genera el cerebro; el electroencefalograma registra esta actividad en forma de ondas, de donde surge la teoría de las ondas cerebrales. Existen 4 tipos de ondas cerebrales hasta ahora reconocidas:

** Ondas Beta:
Son ondas que tienen entre 13 y 35 oscilaciones por segundo. Caracterizan a la actividad cerebral del día, cuando estamos despiertos y en acción.

**Ondas Alfa:
Ondas que tienen entre 8 y 12 oscilaciones por segundo. Aparecen en la persona cuando está relajada pero aun en estado consciente, y está asociada a los estados mentales de alta creatividad.

**Ondas Theta:
Ondas que tienen entre 4 y 7 oscilaciones por segundo y caracterizan los estados de sueño ligero.

**Ondas Delta:
Ondas de menos de 4 oscilaciones por segundo que se presentan en los estados de sueño profundo.

Aparentemente en los estados alfa (estado en el cual el cerebro emite ondas alfa) el ser humano es más creativo y aumenta su capacidad de aprender; pero como normalmente cuando está despierto se encuentra en Beta y solo pasa a Alfa como una transición para dormir, sus posibilidades creativas y de aprendizaje se reducen con respecto a lo que tal vez podría ser. Sin embargo, es posible inducir estados Alfa en una persona a través de ejercicios de respiración y relajación y el uso de música diseñada para tal fin.

Cierto es que no podemos tener un encefalógrafo conectado a nuestro cráneo para saber en que momento estamos en Alfa, pero la tranquilidad y la relajación disminuyen las oscilaciones de las ondas cerebrales, y en la medida en que estas oscilaciones disminuyen, parecen darse condiciones mentales más favorables para aprender.

De todas formas, el estado Alfa no es el único estado en el cual se puede aprender, y el desarrollo de diversas metodologías de facilitación, requieren un nivel de participación del individuo que sólo es posible lograr cuando se encuentra en estados de conciencia correspondientes a las ondas tipo Alfa.

Bi-lateralidad Hemisférica
Otro aspecto interesantísimo de las investigaciones sobre el cerebro, es el referente a la bilateralidad cerebral o Teoría de los Hemisferios Cerebrales. Durante la década de los '60s, el Dr. Roger Sperry del Instituto de Tecnología de California tuvo la oportunidad de estudiar por separado los hemisferios cerebrales, y sus conclusiones sobre la especialización de los dos hemisferios le valieron el Premio Nóbel de 1981.

Los experimentos del Dr. Sperry demostraron que cada hemisferio cerebral se especializa en una forma distinta de proceso de información que complementa a la del otro hemisferio. Ninguna es superior a la otra, y es la suma de ambas lo que le da a la mente su asombrosa flexibilidad y lo que genera el pensamiento efectivo.

En líneas generales, las conclusiones del Dr. Sperry sugieren que el hemisferio izquierdo:

· Procesa de manera secuencial, paso a paso. 
· Reconoce el elemento temporal; es decir, cuál elemento viene antes que el otro dentro de la secuencia. 
· Discrimina características relevantes y reduce el todo a las partes significativas. 
· Es analítico y lógico. 
· Está relacionado con los recursos verbales de codificación y decodificación del habla, y con aspectos similares como la matemática y la notación musical. 

Por otra parte, el hemisferio derecho:
· Procesa de manera simultánea o en paralelo. 
· Reconoce pautas. 
· Integra partes y componentes y los convierte en un todo. 
· Es holístico y asociativo. 
· Está relacionado con las tareas visuales y espaciales, y con similares como el reconocimiento de melodías musicales. 

Las conclusiones del Dr. Sperry han generado gran interés, pero al mismo tiempo la sobresimplificación de las mismas con fines explicativos ha producido la tergiversación de algunos conceptos y popularizado ideas erróneas. A la bilateralidad del cerebro se la ha adjudicado una gran cantidad de mitos, asignándose elementos como el arte, la intuición y la emoción al hemisferio derecho; y ciencia, razón y cognición al hemisferio izquierdo, cosa que es incierta. Del mismo modo, es incorrecto decir que la capacidad del habla está 'ubicada' en el hemisferio izquierdo; lo que ocurre es que el modo en que el hemisferio izquierdo procesa la información es mucho más eficiente para funciones arregladas en forma temporal, como el lenguaje.

Quienes se han dedicado al estudio del cerebro advierten que la investigación cerebral se encuentra aun en etapas iniciales, que quienes se atreven a presentar una teoría en el área lo hacen conscientes de que falta mucho por investigar y que cada nuevo descubrimiento es sólo una ratificación de la ignorancia en la que nos hayamos inmersos con respecto al conocimiento del cerebro. Parafraseando al filósofo griego, podemos decir que con respecto al cerebro y su funcionamiento "sólo sabemos que no sabemos nada".