VICHADA... Sí Aprende
La Mejor Tierra del Mundo

Ciencia y Religión en un mundo cambiante -Paul Davies-

Paul Davies, Fragmento de "Dios y la Nueva Física"

"El hombre sabio rige su conducta por las teorías tanto de la religión como de la ciencia.»

J.B.S. HALDANE


"Pero puesto que me ha sido impuesto por este Santo Oficio que debo abandonar la falsa opinión de que el sol es el centro del mundo y no se mueve, y que
la Tierra no es el centro del mundo y se mueve, y que se me ha prohibido sostener, defender o enseñar en modo alguno la falsa doctrina mencionada... abjuro, maldigo y aborrezco los susodichos errores y herejías y en general cualquier otro error, herejía y secta contraria a la Santa Iglesia... »

GALILEO GALILEI

 

La ciencia y la religión constituyen dos grandes sistemas de pensamiento humano. Para la mayoría de los habitantes de nuestro planeta la religión es la influencia predominante en la conducta.

Cuando la ciencia influye en su vida, no lo hace tanto en el plano intelectual como en el práctico, a través de la tecnología.

A pesar del poder del pensamiento religioso en la vida cotidiana, la mayoría de nuestras instituciones relegan la religión a un segundo plano. Esta es, por ejemplo, la posición constitucional de la Iglesia en Inglaterra. Existen excepciones. Irlanda e Israel siendo Estados religiosos en el sentido legal, mientras que el resurgimiento del Islam militante está aumentando la influencia de la religión en la toma de decisiones políticas y sociales en algunos países árabes.

En cambio, en el mundo industrializado, donde el impacto y el éxito de la ciencia son más notables, se ha producido un agudo descenso en el número de seguidores de la mayoría de las religiones tradicionales. En Gran Bretaña, sólo un reducidísimo porcentaje de la población acude regularmente a los servicios religiosos. Sin embargo, sería un error concluir que el descenso en la asistencia a las iglesias es directamente atribuible al ascenso de la influencia de la ciencia y la tecnología en nuestra sociedad. En su vida privada, muchas personas mantienen todavía profundas creencias acerca del mundo que pueden ser consideradas como religiosas, aunque hayan rechazado, o como mínimo ignorado, la doctrina cristiana tradicional. Cualquier científico sabe que si la religión ha sido desplazada de la conciencia de la gente, ciertamente no ha sido reemplazada por el pensamiento científico racional. La ciencia, a pesar del gran impacto que ejerce en nuestras vidas a nivel práctico, sigue siendo, en general, algo inaccesible para la mayoría de la gente.

De gran influencia en el descenso de la religión ha sido el hecho de que la ciencia, gracias a la tecnología, ha alterado nuestras vidas de una manera tan radical que las religiones tradicionales no parecen proporcionar una ayuda real para enfrentamos a las necesidades urgentes derivadas de los problemas personales y sociales contemporáneos. Si la Iglesia en nuestros días es ignorada por muchos, no es debido a que la ciencia haya ganado la batalla a la religión, sino a que ha reorientado a la sociedad tan radicalmente que la perspectiva bíblica del mundo nos parece en la actualidad algo fuera de lugar.

Las religiones más importantes del mundo, basadas en dogmas y en la sabiduría revelada, están enraizadas en el pasado y no se adaptan fácilmente a los nuevos tiempos. Una cierta flexibilidad asumida apresuradamente ha permitido incorporar al cristianismo algunas de las nuevas características del pensamiento moderno, hasta el punto que los líderes actuales de la Iglesia parecerían heréticos a un victoriano; de todos modos, cualquier filosofía basada en conceptos anticuados que pretenda adaptarse a la era espacial se enfrenta con una ardua tarea. En consecuencia, muchos creyentes desilusionados han puesto sus esperanzas en las llamadas "religiones marginales", que parecen estar más a tono con la era de la guerra de las galaxias y el microchip. El aumento impresionante de popularidad de cultos asociados con los OVNI, la percepción extrasensorial, el espiritismo, la cienciología, la meditación trascendental y las creencias pseudocientíficas, es un buen testimonio de la incidencia que todavía tienen la fe y los dogmas en una sociedad superficialmente racional y científica. Aunque muchas de estas creencias tengan un barniz científico, son desvergonzadamente irracionales, "cultos de la sinrazón", como las llama Christopher Evans en su libro del mismo título. La gente se entrega a ellas no tanto para obtener enriquecimiento intelectual, sino en búsqueda de un poco de bienestar espiritual dentro de este mundo duro e incierto en que vivimos.

La ciencia ha invadido nuestras vidas, nuestro lenguaje y nuestras religiones, pero no en el plano intelectual. La inmensa mayoría de la gente no entiende los principios científicos ni está interesada en entenderlos. La ciencia, para muchos, sigue siendo cosa de brujas... y sus practicantes son vistos con una mezcla de desconfianza temor. Basta con echar una ojeada a cualquier librería. Los libros científicos se encuentran en el estante de las "ciencias ocultas" y los libros de texto de astronomía modernos comparten las estanterías con  títulos como El triángulo de las Bermudas o Los carros de los Dioses. Nadie duda de la importancia de la ciencia y el pensamiento racional en nuestra sociedad, pero en lo personal, la mayoría de la gente todavía encuentra las doctrinas religiosas más persuasivas que los argumentos científicos.

Vivimos en un mundo que fundamentalmente, y a pesar de las apariencias, es todavía religioso. Desde países como Irán o Arabia donde el Islam es la fuerza social dominante, hasta nuestro mundo occidental industrializado, se sigue buscando el significado de la vida a través de la religión. Los científicos también buscan un significado y en ocasiones, cuando hacen descubrimientos acerca de la estructura y el funcionamiento del Universo o sobre la naturaleza de la vida y la conciencia, proporcionan los fundamentos sobre los que estructurar una religión. Discutir sobre si la Creación tuvo lugar 4.004 años a.C. ó 10.000 años a.C. no tiene ningún sentido si las investigaciones científicas revelan que la Tierra tiene una edad de cuatro mil quinientos millones de años. Una religión que esté basada en hipótesis que la ciencia pueda refutar no sobrevivirá durante mucho tiempo.

A lo largo de esta obra discutiremos algunos de los descubrimientos científicos más recientes y estudiaremos las consecuencias que tienen para la religión. En muchos casos, las viejas ideas religiosas no son refutadas sino trascendidas por la ciencia moderna. Mirando el mundo bajo un ángulo distinto, los científicos pueden proporcionar nuevas ideas y nuevas perspectivas sobre el hombre y el lugar que ocupa en el Universo.

Tanto la ciencia como la religión presentan dos caras: la intelectual y la social. En ambos casos, los efectos sociales dejan mucho que desear. La ciencia ha mejorado la calidad de nuestra vida al librarnos de muchas enfermedades y del trabajo pesado y al proporcionamos un conjunto de aparatos para nuestra comodidad y entretenimiento. Sin embargo, también ha engendrado armas terroríficas que pueden provocar nuestra destrucción masiva y ha degradado seriamente el medio ambiente. El impacto de la ciencia en la sociedad industrial ha producido efectos contrapuestos.

Por su parte, la religión organizada parece tener, en todo caso, peores consecuencias. Nadie pone en duda la existencia de casos individuales de devoción desinteresada por parte de personas pertenecientes a distintas comunidades religiosas. Sin embargo, desde que la religión se institucionalizó, se ha preocupado más del poder y la política que del bien y del mal. Demasiado a menudo hemos visto como el celo religioso ha conducido a luchas violentas, pervirtiendo el comportamiento normal del hombre y dando rienda suelta a bárbaras crueldades. El genocidio de la población nativa de América del Sur a cargo de los cristianos es uno de los ejemplos más espantosos, pero la historia de Europa en general se encuentra repleta de cadáveres de hombres y mujeres muertos a causa de diferencias religiosas. En nuestra misma era presumiblemente ilustrada, el odio religioso sigue produciendo choques en diversas partes del mundo. Es ciertamente paradójico que, si bien la mayor parte de las religiones exaltan las virtudes del amor, la paz y la humildad, son demasiado a menudo el odio, la guerra y la arrogancia lo que caracteriza la historia de las organizaciones religiosas del mundo.

Muchos científicos se muestran críticos frente a las organizaciones religiosas, no tanto a causa de su contenido espiritual sino debido a su influencia perniciosa sobre el comportamiento instintivamente noble de los seres humanos, especialmente cuando estas organizaciones se ven comprometidas en la lucha por el poder político. El físico Hermann Bondi se muestra muy duro con la religión, a la que considera un "vicio pernicioso". Cita como ejemplo los excesos cometidos en Europa durante la quema de brujas:

 

En gran parte de la Europa cristiana el temor de Dios se usó para quemar ancianas acusadas de brujería, un arduo deber que parecía venir impuesto claramente por la Biblia. Los hechos sobre la quema de brujas son suficientemente explícitos. En primer lugar, la fe hizo cometer a personas decentes actos de una brutalidad espeluznante, mostrando como los sentimientos humanos naturales de bondad y repulsión ante la crueldad pueden ser y han sido anulados por las creencias religiosas. En segundo lugar, demuestra que es completamente falsa la afirmación de que la religión tiene una base moral absoluta e inmutable.

Según Bondi, el poder despiadado ejercido por la Iglesia y otras instituciones religiosas a lo largo de los siglos sitúa a estas organizaciones en bancarrota moral.

Es difícil negar que la religión siga siendo, con todas sus pretensiones, una de las fuerzas más disgregadoras de la sociedad.

Sean cuales fueren las buenas intenciones del creyente, la historia ensangrentada de las luchas religiosas da pocas pruebas de la existencia de normas de moralidad universal entre la mayoría de las religiones organizadas. Por otro lado, tampoco existe ninguna razón para creer que el amor y la consideración sean patrimonio exclusivo de las religiones y que no puedan encontrarse en personas que no pertenezcan a estéis organizaciones o que incluso se declaren decididamente ateas.

Por descontado que no todas las personas religiosas son fanáticos. Hoy en día, la inmensa mayoría de los cristianos comparten un sentimiento de repulsa frente a las luchas religiosas y deploran el pasado de la Iglesia y sus implicaciones con torturas, asesinatos y represión. Pero las espectaculares olas de violencia y brutalidad en nombre de Dios que todavía asolan nuestra sociedad no son las únicas manifestaciones de la cara antisocial de la religión. La segregación en la educación e incluso en la residencia sigue vigente en países supuestamente civilizados como Irlanda del Norte y Chipre. Incluso entre sus propios seguidores, las organizaciones religiosas exaltan a menudo los prejuicios, ya sea contra las mujeres, las minorías raciales, los homosexuales o cualquiera a quien sus líderes hayan decidido calificar de ser inferior. La situación de las mujeres en el Islam y en la Iglesia Católica o la de los negros en la Iglesia de Sudáfrica son una clara muestra de ello. Aunque muchas personas se escandalizarían si se calificara a su propia religión de viciosa o intolerante, estarían rápidamente de acuerdo en que las otras religiones del mundo tienen mucho de que responder.

Esta triste historia de intolerancia parece ser un resultado inevitable de la institucionalización y constitucionalización de las organizaciones religiosas y ha inspirado un enorme descontento contra las religiones establecidas en el mundo occidental. Muchos se entregan a las llamadas religiones "marginales" en un intento de encontrar un camino menos estridente y más moderado hacia la plenitud espiritual. Existe, desde luego, una amplia gama de nuevos movimientos que son todavía más intolerantes y siniestros que las religiones tradicionales. Sin embargo, hay otros muchos que subrayan la importancia del misticismo y la vida interior, en oposición al fervor evangélico y, de esta manera, atraen a aquellas personas que mantienen una actitud crítica frente al impacto político y social de las religiones establecidas.

Ya se ha dicho bastante sobre el lado social de la religión. ¿Qué se puede decir de su contenido intelectual?

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, el hombre y la mujer han buscado en la religión no solamente una guía moral, sino también respuestas a las preguntas fundamentales sobre la existencia. Por ejemplo, ¿cómo fue creado el Universo y cómo acabará? ¿Cuál es el origen de la vida y de la humanidad? Únicamente en los últimos siglos ha empezado la ciencia a aportar su propia contribución a estos temas. Las grandes controversias son de todos conocidas. Empezando con Galileo, Copérnico y Newton, pasando por Darwin y Einstein hasta llegar a la era de los computadores y la alta tecnología, la ciencia moderna ha arrojado una fría y a veces amenazadora luz sobre muchas de las profundamente enraizadas creencias religiosas. En consecuencia, ha ido creciendo la impresión de que ciencia y religión son intrínsecamente incompatibles y antagónicas. Es una creencia confirmada por la historia. Los primeros intentos de la Iglesia de contener las compuertas del avance científico han dejado en la comunidad científica un legado de desconfianza y recelo hacia la religión. Por su parte, los científicos son considerados por muchos como los demoledores de la fe, puesto que han derribado un gran número de dogmas religiosos.

Sin embargo, no existe ninguna duda acerca del éxito del método científico. La física, reina de las ciencias, ha descubierto nuevos panoramas del conocimiento que eran totalmente insospechados unos cuantos siglos atrás. De los misterios ocultos del átomo al extraño surrealismo de los agujeros negros, la física nos ha permitido comprender algunos de los más oscuros secretos de la naturaleza nos ha dado los medios de ejercer control sobre muchos sistemas físicos de nuestro entorno. La tremenda potencia del razonamiento científico se demuestra a diario en las múltiples maravillas de la moderna tecnología. Parece, pues, razonable confiar en el punto de vista del científico.

El científico y el teólogo enfocan las profundas cuestiones de la existencia desde puntos completamente distintos. La ciencia se basa en la observación cuidadosa y en el experimento, construyendo teorías que conecten los diversos experimentos entre sí. La ciencia busca regularidades en la naturaleza para descubrir las leyes que gobiernan el comportamiento de las fuerzas y de la materia. Un hecho básico dentro de este punto de vista es la predisposición del científico a abandonar una teoría si hay datos en contra de la misma. . Aunque algunos científicos ocasionalmente puedan aferrarse tenazmente a alguna idea querida, la comunidad científica como grupo siempre está dispuesta a adoptar un nuevo criterio. La discusión de los principios científicos no ocasiona ninguna guerra cruenta.

En contraste, la religión se basa en la revelación y la sabiduría recibida. Los dogmas religiosos que pretenden contener una verdad inalterable no podrán modificarse para adaptarse a las ideas cambiantes. El verdadero creyente debe mantener su fe por numerosos que sean los indicios aparentes en contra de la misma. Esta "verdad" se dice que ha sido comunicada directamente al creyente; éste la encuentra a través del proceso de filtrado y refinamiento propio de la investigación colectiva. El problema que plantea la "verdad" revelada es que es susceptible de ser falsa, y aun en el caso de ser cierta las demás personas están perfectamente en su derecho de exigir una buena razón para creer en ella.

Muchos científicos se mofan de la verdad revelada. Algunos sostienen incluso que es un auténtico mal:

Generalmente, la mentalidad del creyente frente a la revelación es tremendamente arrogante. El creyente dice «Creo, y todos aquellos que no estén de acuerdo conmigo están equivocados». En ningún otro campo esta arrogancia se encuentra tan extendida, en ningún otro campo la gente se encuentra tan absolutamente segura de su "conocimiento". Me disgusta profundamente que alguien se sienta tan superior, tan escogido en contra de todas aquellas personas que difieren de él en lo que creen y en lo que no creen. Esto por sí solo ya sería suficientemente malo, pero es que además muchos creyentes ponen todo su empeño en divulgar su fe, como mínimo a sus propios hijos y a menudo también a los demás (hay, desde luego, multitud de ejemplos históricos de cómo esto se ha llevado a cabo por la fuerza con despiadada brutalidad). Lo que está muy claro es que personas de la mayor sinceridad y de todos los niveles de inteligencia disienten y han disentido siempre en sus creencias religiosas. Dado que, como mucho, puede ser verdadera una fe, se deduce que los seres humanos son extremadamente propensos a creer firme y honestamente algo no verdadero en el campo de la religión revelada. Cabría esperar que este hecho evidente despertara alguna humildad y llevara a pensar que, por muy profunda que sea la fe de una persona, es concebible que pueda estar equivocada. Nada está más lejos del ánimo del creyente, de cualquier creyente, que esta humildad elemental. En su área de influencia (que en nuestros días en un país desarrollado suele estar limitada a los propios hijos) intenta imponer su fe a los demás. En muchos casos los niños son efectivamente adoctrinados en el vergonzoso sentimiento de que pertenecen a un grupo con un nivel de conocimiento superior que dispone de línea directa con el Todopoderoso, siendo todos los demás menos afortunados que ellos mismos.

Sin embargo, aquellos que han tenido experiencias religiosas consideran invariablemente que su propia revelación personal tiene más garantías de verdad que cualquier número de experimentos científicos. De hecho, muchos científicos profesionales son también profundamente religiosos y tienen aparentemente poca dificultad intelectual en permitir que coexistan pacíficamente los dos lados de su filosofía. El problema está en cómo traducir las múltiples experiencias religiosas dispares en una concepción religiosa del mundo que sea coherente. La cosmología cristiana, por ejemplo, se ha diferenciado radicalmente de la cosmología oriental. Por lo menos una de ellas debe ser falsa.

Es un gran error concluir de su incredulidad hacia la verdad revelada que el científico es un individuo frío, duro, calculador y desalmado, interesado solamente en hechos y números. En realidad, el desarrollo de la física moderna se ha visto acompañado por un tremendo aumento del interés por las profundas implicaciones filosóficas de la ciencia. Es ésta una faceta poco conocida de la empresa científica que a menudo produce una sorpresa total. El patólogo, escritor y productor de televisión Kit Pedlar describe el asombro que le produjo descubrir, cuando preparaba una serie de televisión sobre la mente y los fenómenos paranormales, la inquietud que sienten los físicos modernos ante un buen número de cuestiones:

Durante casi veinte años he ocupado mi tiempo de investigación como un feliz biólogo reduccionista, creyendo que mi investigación cuidadosa podría a la larga revelar verdades definitivas. Entonces empecé a leer libros sobre la nueva física. La experiencia fue demoledora.

Como biólogo suponía que los físicos eran hombres y mujeres fríos y poco emocionales que observaban la naturaleza desde un punto de vista clínico y cerebral, gente que reducía una puesta de Sol a longitudes de onda y a frecuencias y observadores que desmenuzaban la complejidad del Universo en elementos rígidos y formales.

Estaba totalmente equivocado. Empecé a estudiar los trabajos de personas con apellidos legendarios: Einstein, Bohr, Schrödinger y Dirac. Descubrí que no eran hombres cerebrales, sino personas poéticas y religiosas capaces de imaginar tales inmensidades que a su lado lo que antes he llamado "paranormal" era algo casi vulgar.

No deja de ser irónico que la física, que ha abierto el camino a las demás ciencias, se esté desplazando hacia puntos de vista más flexibles, mientras que las ciencias de la vida, siguiendo los pasos e la física del siglo pasado, están intentando abolir la mente por completo. El psicólogo Harold Morovitz ha señalado sobre esta curiosa inversión:

Lo que ocurre es que los biólogos, que una vez postularon el papel privilegiado de la mente humana en la jerarquía de la naturaleza, se han ido desplazando inexorablemente hacia las posiciones materialistas que caracterizaron la física del siglo diecinueve. Al mismo tiempo, los físicos, confrontados con los datos de irrefutables pruebas experimentales, se han alejado de los modelos del mundo estrictamente mecanicistas, acercándose a posiciones donde la mente juega un papel integral en todos los fenómenos físicos. Es como si las dos disciplinas viajaran en dos trenes que se mueven en sentidos opuestas e ignoraran lo que ocurre en la otra vía.