VICHADA... Sí Aprende
La Mejor Tierra del Mundo

APRENDIZAJE BALANCEADO

El análisis de los esquemas tradicionales de enseñanza ante las conclusiones del trabajo del Dr. Sperry, evidencia la marcada orientación de los mismos hacia el estilo de pensamiento del hemisferio izquierdo, dejando de lado metodologías dirigidas al estilo de pensamiento del hemisferio derecho. El Aprendizaje Acelerado intenta de alguna forma corregir esa proporción, mediante el uso de técnicas que balanceen la Experiencia de Aprendizaje.

Si existen dos formas distintas de procesar información, la Experiencia de Aprendizaje debe diseñarse de tal forma que se apoye en ambas. Los Facilitadores tenemos que estar conscientes de la necesidad de revisar y ampliar nuestras estrategias de facilitación, y poder emplear también técnicas que presenten la información de manera novedosa, que resulten más apropiadas para el estilo del hemisferio derecho.

La orientación eminentemente verbal y poco sistemática de muchos educadores no les permite explorar nuevos caminos en su actividad, y resulta ineficiente en muchos casos para el aprendizaje de un conocimiento donde un esquema verbal o secuencial ha dado resultados mediocres.

El Aprendizaje Balanceado es eso: balanceado. No significa eliminar los esquemas de facilitación relacionados con el hemisferio izquierdo; significa enriquecer la Experiencia de Aprendizaje, complementándola a través del uso de metodologías para el hemisferio derecho. La educación tradicional se ha comportado como si sólo existiera un hemisferio cerebral; aprender balanceadamente está muy lejos de considerar que ese hemisferio ya no existe más y que hay que enfocarse exclusivamente en el otro.

En Latinoamérica estamos principalmente orientados al uso de nuestro hemisferio derecho, de ahí que seamos tan creativos en los ámbitos artísticos (la mayoría somos bailarines y cantantes) y deportivos, ingeniosos al hablar, ocurrentes ante las situaciones difíciles, muy simpáticos, alegres y despreocupados, pero sin un aprendizaje sistemático del uso de las habilidades que nos provee el hemisferio derecho. 

Cuando sugerimos que haya un sistema educativo que utilice el hemisferio derecho en el proceso de aprender, lo que convocamos es a administrar capacitación para optimizar la utilización de estas habilidades. Estamos convocando a que aprendamos a dejar de hacerlo "de oído", a aprender a utilizar nuestro hemisferio derecho y cada uno de sus procesos para aprovecharlo con eficiencia cuando lo requiramos y de manera magistral, como lo haría un 'genio', que no es más que una persona que ha sistematizado lo que hace con genialidad.